La compañía encargada de la tala de árboles del bosque de Jimki, PO Teplotekhnik, ha interpuesto una demanda de 9.000.000 rublos en el tribunal Savelovsky de Moscú. La demanda ha sido presentada contra los defensores del bosque de Jimki y los periodistas. La compañía los acusa de impedir la finalización de la tala del bosque de Jimki, lo cual significa importantes pérdidas económicas para Teplotekhnik. A pesar de la inconsistencia de las reclamaciones legales, la juez Yurova aceptó la reclamación para examinarla.
 
Representantes de Teplotekhnik utilizaron esa reclamación para presionar a los activistas, declarando que estaban dispuestos a retirar la demanda a cambio de que prometieran no volver a interferir en el trabajo de tala del bosque. Mientras tanto, un informe del tribunal de la ciudad de Moscú reveló toda una serie de contravenciones en la actividad del tribunal Savelovsky y, en particular, de la juez Yurova. Ha sido ampliamente sugerido en los medios de comunicación que las violaciones de la ley pueden haber incluido frases de patrocinio.
 
Las vistas del tribunal revelaron algunos detalles escandalosos. Se descubrió que PO Teplotekhnik tenía un anexo en el contrato con el comprador estatal (La Oficinal Federal del Estado “Carreteras de Rusia” – FGU Dorogi Rossii) que, efectivamente, lo colocaba fuera de la ley. Por ejemplo, Teplotekhnik estaba obligada a proceder con el trabajo ignorando no solamente cualquier tipo de protesta civil sino también órdenes legales de los cuerpos del estado en caso de que estas órdenes tuvieran como objetivo parar la tala de árboles (sic).
 
Finalmente, la demanda judicial fue retirada por la misma compañía Teplotekhnik, seguramente a causa de las deficiencias obvias.
 

El activista Yaroslav Nikitenko fue arrestado en Jimki durante una concentración oficialmente aprobada. Su único “crimen” fue desplegar una pancarta con el lema “Todos vivimos en el bosque de Jimki”. A pesar de tener todo el derecho a hacerlo, la policía (bajo las órdenes del teniente de alcalde de Jimki, el Sr. Piterimov) le prohibió desplegar la pancarta. Después de que él obedeciera y dejara de desplegarla, fue arrestado por “desobedecer a la policía”. A pesar de que los cargos no tenían sentido, Yaroslav se pasó dos días en la cárcel y fue multado.

Más información
Vídeo de la detención

Inmediatamente después del anuncio de Medvédev, la web de los defensores del bosque www.ecmo.ru fue objeto de un grave ataque de denegación de servicio (de hecho, ha habido decenas de intentos durante los últimos años). Al mismo tiempo, los trabajadores de negocios estatales en Jimki fueron obligados a firmar peticiones para continuar la construcción de la autopista a través del bosque. Más tarde, las encuestas de opinión mostraron que más de 2/3 de la gente de Jimki, Moscú y de Rusia estaba en contra de la opción escogida para la autopista. Eso no impidió a las autoridades reducir y después detener todas las “consultas públicas y de expertos”. La “Decisión Final” de proceder con el proyecto inicial fue tomada el 14 de diciembre a puerta cerrada. A pesar del alto temporal del trabajo, las represiones se han seguido llevando a cabo. 
 

Una concentración para proteger el bosque de Jimki tuvo lugar en Moscú a pesar de los numerosos intentos por parte de la policía y de bandidos desconocidos de impedirlo. Yuri Shevchuk y otras celebridades participaron en la concentración. La policía de Moscú amenazó a los organizadores y a los participantes los días antes de la concentración. Cuando empezó, prohibieron a los organizadores traer los equipos de música y de sonido, a pesar de no estar prohibido por la ley. Además, motoristas desconocidos atacaron la furgoneta con el equipo de sonido y pincharon las ruedas. A pesar de eso, miles de personas asistieron a la concentración. Quizás fue una consecuencia directa de la concentración que el 26 de agosto el presidente Medvédev anunciara la interrupción del proyecto y pidiera “mantener debates públicos y especializados adicionales”. 

August 22, 2010, Yri Shevchuk, Khimki Forest Vídeo

Mientras tanto, cada vez más gente de Rusia y  del extranjero se une a las protestas contra la destrucción del bosque de Jimki. 

Durante los meses de julio y agosto de 2010 se llevaron a cabo numerosos arrestos ilegales de los particpantes del movimiento antifascista. Entre ellos:
 
El 31 de julio, en Kupavna, cerca de Moscú, 50 personas fueron detenidas sin cargos. Fueron fotografiadas y les registraron las huellas dactilares.
 
El 21 de agosto 70 participantes de un concierto benéfico fueron arrestados en el pueblo de Zhukovsky y al menos una decena de ellos fueron agredidos.
 
También el 21 de agosto en Kostroma, la policía y la seguridad del Estado, arrestaron y registraron las huellas dactilares de más de 200 personas en busca de organizadores de la acción en el Ayuntamiento de Jimki.
 
Simultáneamente, la presión ejercida contra los periodistas aumentó. En concreto, Oleg Kashin, del periódico “Kommersant”, fue presionada por la policía para que les diera las fuentes de las que sacó la información de la acción del 28 de julio en el Ayuntamiento de Jimki. Oleg se negó y después (el 6 de noviembre de 2010) fue brutalmente agredido - Ver abajo.

Al menos dos de los antifascistas arrestados (Emilju Baluev y Alexander Pahotin) fueron torturados con la intención de forzarles a dar los nombres de los participantes en la acción contra el Ayuntamiento de Jimki.
 
No sólo los activistas antifascistas fueron presionados. El negocio familiar de Evgenia Chiríkva y Mijail Matveyev (una pequeña empresa de ingeniería) fue objeto de acoso por parte de la policía. En agosto de 2010 la policía envió una notificación al banco informando de que la compañía era “sospechosa de financiar a extremistas”. El banco, asustado, proporcionó a la policía toda la información sobre sus clientes y, entonces, las mismas notas fueron enviadas a la mayoría de los clientes de la compañía. Esta acción dañó la reputación de la empresa y perdieron algunos clientes.
 
Cuando el Jefe del Comité de Seguridad de la Duma del Estado, el Sr. Gudkov, más tarde envió una petición oficial a la policía sobre todas estas actividades, ellos respondieron (en febrero de 2011) que todas las acciones fueron tomadas a razón de las conexiones con el “ataque” de los antifascistas. En esa carta se anunció oficialmente que la compañía estaba fuera de sospechas. Aún así, las presiones no acabaron hasta 2011, con la clara intención de atemorizar a los clientes, así como también de fabricar un caso penal (Ver abajo). 

Vídeo de la acción Antifascista y Anarquista en Jimki
Torturas - leer más
Más información sobre las represiones contra los antifascistas

Después de la acción de los antifascistas y anarquista cerca del edificio del Ayuntamiento de Jimki, el 28 de julio, se empezaron a tomar duras medidas contra los miembros del movimiento antifascista.
 

Dos antifascistas, Alexey Gaskarov y Maxim Solopov, fueron arrestados y pasaron tres meses en prisión, sin ni siquiera una revisión judicial en condiciones del caso.
 
La participación de Gaskarov y Solopov en la acción no está probada. Aún así, fueron oficialmente acusados del crimen de hooliganismo, lo que significa hasta 7 años de cárcel. 

Evegeniya Chírikova fue arrestada de nuevo y llevada al tribunal de Jimki. Esta vez fue multada. Su caso se basaba solamente en falsos testimonios por parte de la policía. El juez, el Sr. Khalatov, descartó deliberadamente varios testimonios de otras personas por no considerarlos “de confianza”. 

Evgeniya Chírikova fue literalmente secuestrada por los antidisturbios en el centro de Moscú inmediatamente después de una conferencia de prensa. Fue llevada a comisaría a la fuerza para ser interrogada.

Vídeo

Los antidisturbios disolvieron una concentración pacífica en favor del bosque de Jimki cerca del pueblo de Starbeyevo. Diez personas fueron ilegalmente detenidas, incluyendo al líder del partido ‘Yábloko’, Sergei Mitrokhin, así como también al líder del Frente de Izquierdas, Sergei Udaltsov, y Konstantín Kosiakín. 

Video

El activista Gennadi Rodín, fue arrestado en Jimki por llevar una camiseta con el eslogan “¡Rusia apoya al bosque de Jimki!”. 
 
Uno de los defensores del bosque, Mijail Matvéev, se adentró en el bosque, no lejos del lugar de la tala, para contactar con un grupo de activistas. Dos hombres con máscara lo atacaron. Lo tiraron al suelo y le dieron una paliza, dañándoles varias costillas. También le cogieron la tarjeta y la batería de la cámara. Después de que los hombres se fueran, dejándolo allí tirado, Mijail se fue al puesto de policía que hay cerca de la carretera local. Los policías se negaron a inspeccionar el bosque para buscar los atacantes o a aceptar una queja escrita de Mijail. Más tarde, lo arrestaron por “desobediencia a los policías”. El mismo día, otro activista ecologista, Alexandr Glibin, vio de nuevo un grupo de hombres con máscaras acompañados de policías y guardias de seguridad uniformados, contratados por PO Teplotekhnik.
 
Esa misma tarde la policía antidisturbios atacó otra vez el campamento de los defensores del bosque (ahora situado en otro sitio). Quince personas fueron arrestadas. Seis de ellas, cinco periodistas y el ayudante del MP, fueron liberados rápidamente. Los otros nueve defensores tuvieron que pasar toda la noche y toda la mañana del día siguiente en celdas mal ventiladas. Antes de meterlos en las celdas, los policías comprobaron si los ecologistas eran criminales peligrosos. Evgeniya Chírikova y Yelena Maximova tuvieron que quitarse la ropa durante la comprobación. Les quitaron los objetos personales, incluyendo los teléfonos móviles. Evgeniya Chírikova pidió que la dejaran volver a casa porque sus dos hijas pequeñas (de 9 y 4 años) estaban solas en casa, pero los policías, bajo las órdenes del alcalde Shuratov,  no la dejaron. Más tarde, la policía de Jimki dio falsos testimonios en el tribunal, intentando asegurar la condena de los activistas. Aún así, la mayoría de los activistas (incluyendo a Evgeniya) fueron declarados inocentes. 

Leer más

Vídeo